Por qué no hay que volar el Valle de los Caídos

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Valle_de_los_Caidos-Francisco_Franco-Grandes_Historias_215489560_34225488_1024x768

Llegada de los restos mortales de Franco, desde el Palacio Real al Valle de los Caidos para ser enterrado. Efe

“Graben todo, en algún momento algún bastardo se levantará y dirá que esto no ha ocurrido”, dicen que dijo el general Eisenhower al entrar en el campo de Ohrdruf en abril de 1945. La verdad es que no sé si lo dijo, pero no dejemos que la falta de evidencia (la mía) nos estropee una frase maravillosamente épica. Lo que sí dijo el general –o más bien escribió–, sobre su experiencia en la Segunda Guerra Mundial fue: “He visitado cada rincón del campo [Buchenwald, al que pertenecía Ohrdruf] porque es mi obligación poder testificar de primera mano sobre estos acontecimientos por si surge algún día la creencia de que las historias de la brutalidad nazi son sólo propaganda” (Crusade in Europe, 409).

Grabar, fotografiar y documentar con todo detalle el horror con el que se iban encontrando las tropas aliadas en su avance hacia Berlín respondía a una razón: que nadie pudiera negar lo ocurrido y, sobre todo, que nadie pudiera olvidarlo.

El exterminio de los judíos sería, según Himmler, “una gloriosa página de la historia que nunca había sido escrita y que nunca lo sería”. Una aparente contradicción que no lo era tanto pues entre los jerarcas nazis, tan importante era la desaparición masiva de sus víctimas como el borrado de toda huella. De ahí lo “industrial” y lo “aséptico” de la maquinaria diseñada: una burocracia efectiva y efímera. En noviembre de 1944, Hitler ordenaba que cesara el exterminio en las cámaras de gas, su desmantelamiento y que toda evidencia fuera destruida. Una vez eliminados los últimos enterradores (también judíos) no quedaría más memoria que la de los asesinos. Los nazis deberían llevarse el secreto del genocidio a sus tumbas. Como señaló Reyes Mate “lo que hace de Auschwitz un crimen único no es la cantidad de víctimas cuanto el proyecto de olvido”.

Seguir leyendo en CTXT

Anuncios