Etiquetas

, , , , ,

Seguro que alguna vez os han dicho eso de “tengo dos noticias, una buena y otra mala, ¿por cuál quieres que empiece?”…Pues más o menos de eso va la entrada de hoy…

 

 

A finales del pasado mes de marzo y con tan sólo una semana de diferencia salían al mercado dos de los discos más esperados del primer semestre del año, el Angles de los Strokes y el Belong de los Pains of Being Pure at Heart (a partir de este momento, nos referiremos a ellos como los Pains). Vale que existen diferencias evidentes entre las dos bandas, y no es menos cierto que la publicación de sus nuevos trabajos tiene lugar en momentos muy distintos dentro de la carrera de cada uno de los dos grupos, pero hemos decidido aprovechar esta coincidencia temporal para juntar las críticas de ambos discos y enfrentarlos así en lo que bien podría ser, recurriendo al símil futbolístico, un partidazo de Champions

 

Sin más dilación, os daremos primero la mala noticia, aunque sólo sea porque a los causantes de la misma los conocemos desde hace más tiempo.

 

 

Corría el año 2001 cuando los neoyorquinos nos regalaron ese grandísimo álbum de debut que fue Is this it, que de golpe y porrazo los colocó en los primeros puestos de la industria musical. A continuación llegó Room on fire, otro gran trabajo con el que lograron mantenerse en la cresta de la ola, ola de la que se caerían a comienzos del 2006 con First impressions of earth, difícil disco en el que ya se empezaba a apreciar un bajón de calidad. Tras la consiguiente gira de presentación y el paso por diversos festivales, la banda inició un largo silencio que algunos de sus componentes aprovechó para hacer algunas incursiones en solitario. Después de muchos retrasos y con una gran campaña de marketing por detrás, el pasado 21 de marzo The Strokes puso fin a tan largo parón con la publicación de su cuarto y esperadísimo trabajo. Recuerdo allá por el año 2009, en uno de los muchos festivales que se celebran en la época estival, como uno de los grandes gurús de la música de este país me comentó que en su opinión a Julian Casablancas y compañía se les había pasado su mejor momento…y vaya si acertó.

Angles es un disco de poco más de media hora de duración que supone una ruptura con el sonido anterior del grupo y en el que los oscuros ganan a los claros. Desde “Machu Picchu” hasta “Life is simple in the moonlight” nos encontramos con un álbum de lo más variado musicalmente hablando sin un criterio unificado, lo que no sorprende si se tiene en cuenta la gran variedad de compositores que ha tenido… (qué razón tenía ese gran exseleccionador nacional, Javier Clemente, cuando decía que vale más una mala idea compartida que once buenas diferentes). Así tenemos temas de esos que te hacen darle para delante al reproductor: “Games” o “Call me back” pueden ser un claro ejemplo de ello. No obstante, es justo decir que también hay cortes que mantienen la dignidad como los destacables “Taken for a fool” y aquel que supuso el single de lanzamiento, “Under cover of darkness”, canción muy pinchable para las noches de insomnio y de la que os dejamos su versión en directo.

 

 

Para valorar la puesta en escena de este Angles, un servidor tendrá que esperar hasta julio, cuando The Strokes se pasen por el Super Bock Super Rock, festival en el que coincidirán con los que mucha gente considera como sus sustitutos: los británicos The Vaccines. Ese puede ser otro partidazo.

 

Vamos ya con la buena noticia…

 

 

Dos años después de su primer álbum, un muy buen EP y varios sencillos nos llega Belong, el nuevo trabajo de los Pains. En él nos encontramos un sonido más nítido y también un poco más de mala leche en algunos de los temas que lo componen. De todas formas, en líneas generales Kip Berman y sus secuaces repiten la estrategia que tan buen resultado les dio en su primer trabajo: melodías pop recubiertas de guitarras distorsionadas que recuerdan a ese estilo shoegaze de grupos de finales de los ’80, el mismo que la banda natural de Nueva York ha hecho suyo.

El disco cuenta con diez cortes y llega a los 35 minutos de duración. Sus cuatro primeros temas constituyen un trallazo de energía. A continuación nos dan un ligero descanso con dos medios tiempos como son “Anne with an E” y “Even in dreams”. Ya en la parte final destacan “My terrible friend”, mi canción preferida del disco, en la que los teclados de Peggy Wang ganan en importancia, y “Strange”, tema que cierra el álbum y donde vuelve a aparecer el sonido envolvente. Juzgad vosotros mismos:

 

 

En conclusión, contra todo pronóstico Belong no ha necesitado de prórroga para vencer a Angles. Sin embargo esto sólo ha sido el partido de ida, y como tantas otras veces la eliminatoria la decidirán los directos…y esta faceta, como ya nos demostraron en las ocasiones en las que visitaron la península, no es el punto fuerte de los Pains y mucho nos tememos que aquí sí tienen las de perder…Ya lo veremos… y por supuesto, ya os lo contaremos.

Anuncios