Etiquetas

, , , , , ,

El domingo no hubo unas elecciones en Grecia. Siguiendo la tradición anglosajona, los helenos salieron en comandita para celebrar un día de Halloween en el que al ponerse al frente de la urna de votación la disyuntiva era la misma: susto o muerte. Y los griegos escogieron muerte. Una muerte lenta, dulce como los titulares de la prensa adicta, pero muerte al fin y al cabo. Con el veredicto de las urnas despejado por unas normativas electorales que conceden 50 escaños al vencedor de unas elecciones aunque sea por unos escasos cuatro puntos, el resto de la Europa bien pensante respira ya tranquila hasta el próximo sobresalto que tendrá lugar, siguiendo la tónica de los últimos años, pasado mañana. Durante todo el día de ayer fue interesante ver ―y leer― los mensajes llegados desde los mentideros de poder comunitarios rebotados por los palanganeros, instalados en una prensa internacional entregada como nunca a la mano que le da de comer de muy distintas formas. El lenguaje, que nunca es inocente, avisaba de lo que estaba por llegar. Solo era cuestión de tiempo que las urnas vomitaran unos resultados que dejasen claro quiénes habían ganado una nueva cita electoral que los de siempre nunca pierden.

Seguir leyendo Susto o muerte en @achtungmag

*Si te gusta, retuitéalo. Es de lo poco que queda gratis y el que escribe te lo agradecerá eternamente.

Anuncios