Etiquetas

, , , , , , ,

«No creo que los gallegos vayan a votar a este señor, que arruinó a un banco centenario, por el procedimiento de vender los activos y cobrar una comisión. Un señor que, en teoría, es un funcionario público con una fortuna inconmensurable, al que no creo que los gallegos quieran poner la Xunta en sus manos». Lo dijo Esperanza Aguirre en una entrevista en la que el reportero le preguntaba por Mario Conde y resulta que le salió lo que bien podría ser el retrato de si misma o mismo la cuadratura del círculo del crack bancario. Salvo en lo del banco, Aguirre es una señora rica de cuna, aristócrata y con una fortuna no sé si inconmensurable pero fortuna al fin y al cabo en cuyas manos los madrileños han ido colocando su Asamblea ininterrumpidamente desde aquel oscuro asunto del Tamayazo.

Aunque ambos nacieron para gobernar, solo el de Vilalba pudo hacerlo. Ese ha sido siempre el fallo (entre otros muchos) achacado a Beiras. Si Fraga acabó siendo un galego coma ti, Beiras es el ejemplo de que presidentes como Jed Bartlet solo tienen cabida en el Ala Oeste de una Casa Blanca a la que solo se accede por las pantallas de televisión. Un tipo que es catedrático de Economía y cita a Gramsci, Arrighi, Bauer, Benjamin o Keynes… como yo los refranes de mi madre; o que responde a una pregunta en una entrevista con la carta que Mozart escribió a su padre cuando no era más que un muerto de hambre en busca de gloria está claro que no es de este mundo.

Leer Viejos rockeros completo en Achtungmag.com

Anuncios