Etiquetas

, , , , , , , ,

Italia viene de marcar un hito en la historia de la Justicia Universal: condenar a seis años de cárcel por homicidio culposo múltiple a los científicos que, según el juez Marco Billi, no supieron predecir con antelación que cuando la tierra tiembla puede haber un terremoto y que cuando hay un terremoto, puede haber muertos: en concreto hubo 309 cadáveres y 1.500 heridos en la ciudad de L’Aquila. Esto fue la madrugada del 6 de abril de 2009. Allá por 2009 la crisis era una cosa todavía de los americanos. El entonces Gobierno español, comandado con mano firme por Rodríguez Zapatero, ya había insistido en que «no había burbuja inmobiliaria», que España jugaba la Liga de Campeones de las economías mundiales y que, en caso de que hubiera crisis, era una desaceleración «pero no hay que exagerar»,  puesto que el país saldría de ella «a finales de aquel mismo año». El resto es historia.

(…)

Gracias a toda esa historia, un señor de Pontevedra se plantó en la Moncloa con una gabardina marrón de esas que visten los registradores de la propiedad cada mañana para irse a la oficina donde cobran una pasta por estampar su firma en los papeles del piso que acaba de comprar una pareja de recién casados tras la hipoteca que le ha concedido uno de esos bancos que estaba entre «los más solventes de Europa». Antes, apenas un par de años, el señor de Pontevedra se vistió su gabardina para sacarse una foto delante de una oficina del Inem. Como las personas que aquella fría mañana hacían cola, el señor de Pontevedra también acudía a pedir trabajo. Como credencial y ante las preguntas de un periodista de un diario nacional pronosticó: «No le quepa duda de que cuando yo gobierne bajará el paro». De eso hace ya casi tres años y 1.165.000 de parados más hasta los 5,7 millones arrojados por la EPA la semana pasada. La historia en el caso del señor de Pontevedra se ha ido a dar de bruces con la realidad.

(…)

Leer Los profetas completo en Achtungmag.com

Anuncios