Etiquetas

, , , , , , , ,

De los argumentos que estos días escucharán contra la Huelga General de mañana, el más estúpido será: «no es el momento para hacer una huelga». A estas alturas todo el mundo sabe ya que no hay mejor momento para hacer una huelga general que cuando la economía de un país crece al 5%. Después está Aguirre o La Cólera de Dios: «las huelgas generales deberían estar prohibidas» ha dicho la lideresa que, entre familia y palos de golf, se empeña en recordarnos que su marcha fue una coña que nos hizo mucha gracia. «El carácter político de las huelgas generales está fuera de toda duda». Claro. Antes de que La Cólera de Dios nos ilustrara sobre el trasfondo de una huelga general, en España y en medio mundo, los paros totales los decretaban los agentes sociales como declaración de amor a la política imperante del momento.

(…)

En esta línea, el colmo de los razonamientos será: «trabajar es un acto de patriotismo y de servicio a España para salir de la crisis». O: «la independencia real es el trabajo», como dijo a los catalanes la ministra que nunca ha trabajado. Ya lo saben bien los supervivientes de Auschwitz a quienes no otra cosa sino el trabajo amenazaba con hacerlos libres como volutas de humo. Un argumento que en boca de neoliberales teñidos de cierto nacionalismo periférico es incluso mejor: apoyar la huelga es traicionar «uno de los valores y virtudes fundamentales del pueblo gallego: el trabajo». Así que a esto hemos llegado: el trabajo, concepto estrictamente de utilidad económica, convertido ahora en un valor que define pueblos. Y así.

Leer completo Razones para una huelga en Achtungmag.com

Anuncios