Etiquetas

, , , , , ,

Efe

Efe

Circula un chiste que como todos los malintencionados me hizo bastante gracia cuando me lo contaron: «con los tres millones podríamos haberle comprado a Carromero un asiento en el Red Bull». Porque tres millones de dólares es, según algunas informaciones, lo que le ha costado al Estado español, es decir a todos, la defensa y el proceso de repatriación del cachorro del PP, Ángel Carromero, condenado en Cuba a cuatro años de cárcel por un accidente, el pasado 21 de julio, en el que murieron los dirigentes de la oposición anticastrista Osvaldo Payá yHarold Cepero. A mí me parece muy bien que el señor Carromero tenga la oportunidad de cumplir su condena en España y me parece muy bien que el Gobierno español hiciese todo lo que tenía en su mano para que un ciudadano español tenga las mejores garantías procesales en un país extranjero. Pero el celo que ha mostrado el Ejecutivo popular en este caso lo echo de menos en otros incluso más sangrantes, de ahí que el affaire Carromero cante tanto. Y eso, dejando a un lado que sea el Gobierno de todos el que se encargue de cubrir los gastos con el dinero de todos en un proceso estrictamente privado. Pero a estas alturas ya sabemos la diligencia popular cuando lo que está en juego es la suerte de uno de los nuestros.

Seguir leyendo 2 fast 2 furious en Achtung!

Anuncios