Etiquetas

, , , , , , ,

dinero-corrupcion-pp-revista-achtung

Mi madre tiene la costumbre de escudriñar hasta la extenuación cada sobre que llega a casa con el membrete del banco. Cuando era pequeño yo siempre creí que en aquellas cartas impersonales era donde llegaba el dinero con el que mi madre nos compraba los deportivos que luego machacábamos en el patio del colegio. Al fin y al cabo, los bancos, me había dicho mi madre un buen día, se dedican a dar dinero a la gente. Tan al pie de la letra me tomé su indicación que me pasé años discutiendo con mi madre la razón de por qué nunca tenía deportivos de marca como la mayoría de mis compañeros.

―A ver si te crees que a la velocidad que los machacas, nos llega el dinero para todo.
―Pues vamos al banco, que allí dan más dinero.

Hoy sigue examinando las cartas de los bancos al milímetro. Con los años, mi madre se ha convertido en una profesional a la hora de leer extractos bancarios, un apartado de la realidad que a mí, junto con la nómina, se me aparece como si en lugar de números fueran ideogramas chinos. Ha desarrollado tanto la técnica que después de revisarlos separa en distintas cajas los sobres de los extractos y acaba destruyendo manualmente estos últimos porque dice que «hay datos personales y pueden caer en malas manos».  Que uno piensa que mi madre no es mi madre, sino la última espía de la Guerra Fría que permanece fiel al Kremlin o la tesorera experimentada de un partido político.

Seguir leyendo Circulen en Achtung!

Anuncios