Etiquetas

, ,

Fotograma de `1984` dirigida por Michael Radford en 1984 y basada en la novela homónima de George Orwell

Fotograma de `1984` dirigida por Michael Radford en 1984 y basada en la novela homónima de George Orwell

El primer ordenador que tuve era un Olivetti PC86 bastante caro. Yo quería un Spectrum o un Amstrad para poder jugar a los videojuegos pero mis padres pensaron que de adentrarse en terreno ignoto mejor que sirviera para algo más que para matar marcianos. Vino a instalarlo Cristóbal, un compañero de trabajo de mi padre que por aquel entonces tenía una novia portuguesa guapísima que mi madre siempre ponía de ejemplo cuando alguien cuestionaba la genética femenina del país vecino, tema recurrente en Galicia. Cuando acabó, Cristóbal dijo una de esas frases que no presagian nada bueno: «este chisme es más potente que el que sirvió para mandar a los del Apolo 11 a la Luna». La portuguesa sería guapísima pero al final Cristóbal acabó con una sevillana que según mi madre no era ni la sombra de la anterior. Aquel chisme sería capaz de poner a un hombre en la Luna pero con los videojuegos era una mierda del tamaño de Marte y yo seguí envidiando el Spectrum de mis amigos. No importó que el color y el sistema de ventanas sustituyeran al tétrico monocromo y el sánscrito MS-DOS. Aquel ordenador me inoculó un miedo que todavía hoy me asalta ante la pantalla.

Últimamente tengo la pesadilla recurrente de que mi vida desaparece ante mis ojos. No hay banda sonora pues no están las cosas para frivolidades hipsters escritas por Lena Dunham. Me despierto un buen día y descubro que he olvidado de todas mis contraseñas y no hay forma de recuperarlas. En el mejor de los casos, me encuentro ante el mostrador de una oficina tras el que una aburrida funcionaria me mira con indolencia. En el peor, la funcionaria habla francés y repite «C’est très bizarre, Monsieur» que es la coletilla de los funcionarios galos cuando llegas a la ventanilla de no retorno que suele ser la mayor parte de las veces en el laberinto kafkiano que es la burocracia del país vecino.

Seguir leyendo Contraseña en Achtung!

Anuncios