Etiquetas

galicia-29702328

Nada más cruzar la frontera quise cumplir con la tradición de pueblos emigrantes como el gallego: alquilar un Mercedes y comprar una palmera para colocar en la eira de Sorribas. Los emigrantes siempre nos hemos ido en silencio pero sabemos que la vuelta tiene que ser a lo grande. No pude. No quedaban, agotadas las existencias a causa de la demanda. Ya en casa, cumplidos con los condicionantes familiares de rigor corrí a los bares. En una terraza y con una caña delante he hecho repaso. No tengo a ninguno de mis amigos imputado: se confirma, no somos nadie. La situación está entre un no me chilles que no te veo y un no me toques que me encuentras. Tengo a la mitad de ellos en el paro, a un cuarto en espera de; y al que queda, encogiéndose de hombros en cuanto se le pregunta por el trabajo. Los optimistas me contestan que este mes han cobrado, dando a entender que ha habido otros que no.

La fiesta coincide con la llegada del buen tiempo pese a los augurios de los meteorólogos del país vecino anunciando que este año no habría verano. Francia sigue siendo el primer destino turístico mundial seguido de cerca por España. El problema es que la carrera hacia atrás que hemos emprendido estos últimos años va camino de resucitar a Alfredo Landa como reclamo de las suecas. He ahí la inversión productiva que tanto necesitamos y que en el otro lado de los Pirineos, con la crisis en los talones, haya provocado recelos. Están las suecas, los casinos y las furcias. No necesariamente en ese orden pero los que fuimos a la EGB sabemos que el orden no altera el producto.

Nada ha cambiado tampoco entre el gremio de juntaletras al que un día pertenecí. Como ya me ocurrió en navidades, nadie me ha propuesto la creación de un «nuevo medio». El enésimo y bajo la misma premisa: «con todos los caídos no me jodas que no se podría montar un buen periódico». La respuesta es afirmativa, todo lo demás, es decir, lo importante, incierto.

Seguir leyendo La vuelta en Achtung!

Anuncios