Etiquetas

, , , ,

Detroit, desde lejos / D.E.B

Detroit, desde lejos / D.E.B

Como la última esperanza negra —en una ciudad con un 80% de habitantes afroamericanos, no hay color— se presentó Kwame Kilpatrick en 2002 a la alcaldía de Detroit. Tenía 31 años. Un Obama antes de Obama. Durante sus seis años en el cargo hubo señales preocupantes pero también una reelección. Todo comenzó a terminar en enero de 2008, cuando alguien hizo llegar a la redacción del Detroit Free Press la transcripción de hasta catorce mil mensajes de texto (la manía de los políticos de comunicarse vía SMS) entre el alcalde y su jefa de personal, Christine Beatty. Además de revelar una relación sentimental entre ambos (casados con terceras personas), confirmaban lo que era un rumor que desde hacía años recorría la ciudad: Kilpatrick era un criminal y un chulo.

Kilpatrick se pasó años negando tener nada que ver con el oscuro despido de un jefe policial que se atrevió a indagar sobre la veracidad de un rumor que recorría la ciudad. En 2002, al poco de salir elegido, tuvo lugar en la mansión oficial del regidor una fiesta-orgía en la que no faltó de nada. Y lo más importante, todo pagado con dinero público. La versión picante de la historia decía que la mujer del alcalde se presentó de improviso y llegó a golpear a una bailarina conocida como Strawberry (Tamara Greene) a quien encontró en pleno espectáculo sobre su marido.

Resultó que en 2003 Strawberry apareció tiroteada en su coche. La investigación dictaminó que la pistola era del mismo modelo que la que usa la policía. Todo se complicó y la ciudad acabó pagando 24 millones de dólares a los abogados de la familia de la víctima a quienes dejó leer algunos de los mensajes que, ahora en 2008, ya tenían los periódicos, a condición de no revelar nada y no llegar a juicio. Con la mierda rebosando, Kilpatrick intentó incluso disimular el olor de las cloacas trayendo a la ciudad la celebración de la XL Superbowl en 2006. Para ello echó a cientos de sin techo, demolió miles de viviendas abandonadas e inició una campaña en la que hablaba de Detroitcomo símbolo de la supuesta marca América.

(…)

Seguir leyendo Fieles al guión en Achtung!

Anuncios