Etiquetas

, , ,

Gordon Banks, entonces portero del Leicester para un perro en mitad de un partido en 1965

Gordon Banks, entonces portero del Leicester para un perro en mitad de un partido en 1965

Se trata de un juego sencillo. Adivinar cuál de estas frases es la verdadera:

  «Es obvio que el Gobierno va a dar la batalla hasta el final en defensa de los clubes españoles que también forman parte de la marca España».

«Es obvio que el Gobierno va a dar la batalla hasta el final en defensa de los españoles que también forman parte de la marca España».

Hasta un ministro sabe que la única cierta es la primera. Una simple palabra de menos es lo que diferencia la realidad de lo que hoy llamamos utopía. Le ha faltado tiempo al ministro Margallo para salir en defensa de lo urgente. En realidad solo de siete clubes: Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valencia, Elche y Hércules. Los cuatro primeros porque llevan pasándose por el forro de las pelotas la Ley de 1990 que les obligaba a convertirse en Sociedades Anónimas Deportivas. El resto de clubes profesionales lo hicieron, no les quedó más huevos, estos no. Son  patrimonio «de sus socios», que es ese eufemismo tan deportivo para señalar un coto privado donde gente con pasta sigue haciendo más dinero y teniendo, claro, más poder. Atribuyen a Ramón Mendoza aquello de que ser presidente del Madrid es más importante que serlo del Gobierno. Yo nunca he visto un presidente del Real Madrid que quisiera ser presidente del Gobierno, sí al revés; y Mariano Rajoy demuestra cada día que lo que de verdad le gustaría sería mandar en Chamartín. El haberse saltado esta ley durante 23 años no es moco de pavo ya que entre otras ventajas estos clubes quedaban exentos de una serie de obligaciones que los demás sí tenían que cumplir. La más importante es la de poder acogerse a una tributación más beneficiosa (en torno al 20% en lugar del 34%) y tener un estatus de organización sin ánimo de lucro. Esto último es muy cachondo: el Madrid o el Barça lo hacen todo por amor al arte.

Seguir leyendo El interés general en Achtung!

Anuncios