Etiquetas

, , , ,

tony_soprano_smoking

La verdad fue revelada por Tony Soprano: «Es como una pirámide, desde tiempos inmemoriales, la mierda baja y el dinero sube, es así de simple». La principal dificultad de la vida radica en alcanzar el lugar adecuado en la pirámide para que no te pille la mierda que baja y aprovecharte del dinero que sube. Pongamos por ejemplo una sociedad pequeña y conservadora como la gallega. Una «aldea global», según Manuel Rivas, en la que todos se conocen. Anda Galicia desde hace meses viviendo un nuevo capítulo de su larga historia de realismo mágico. Cuatro de los cinco gobiernos de las principales ciudades están salpicados por un caso de corrupción que los investigadores han bautizado como Pokémon no sabemos si para que PPdeG y PSdeG puedan jugar a intercambiarse cromos como críos a la puerta del colegio.

La parte del sumario que se ha hecho pública incluye la pasta que sube a cargo de empresas que prestan servicios básicos a la ciudadanía: agua, recogida de basuras y aparcamiento. Pagos de hasta 3.500 euros al alcalde de Lugo y a Francisco Fernández Liñares, alias Garbancito, expresidente de la Confederación Hidrográfica y mano derecha del regidor. López Orozco habría recibido, según las escuchas, 2.000 euros al mes a cambio de aumentar las plazas de la ORA o los vehículos retirados por la grúa. También la mierda que baja. Tres políticos han reconocido ya haber intercedido ante empresas privadas en beneficio o perjuicio de terceras personas. En Santiago por ejemplo, el concejal de Deportes, Adrián Varela, conocido como Pijolandia, incluso reclamó el despido de la esposa de un sindicalista porque este estaba «tocando los huevos»; una manera de decir lo que sabía el bueno de Tony: «No se caga donde se come. Y mucho menos se caga donde como yo».

Seguir leyendo «La pirámide» en Achtung!

Anuncios