Etiquetas

, , , ,

arton3910-c1145

Ahora que los mejores photoshops de portada anuncian un «nuevo orden mundial» certificado ayer en una tertulia por el director de un periódico con un lapidario «la primera vez que se mueven las fronteras de Europa desde la II Guerra Mundial» (¡!), uno ya no sabe a qué atenerse. Cuando nos dijeron que los ochenta volvían a estar de moda nunca sospechamos que las señales fueran más devastadoras que los cardados y las hombreras. Un día se reúnen el cura, el guardia civil con tricornio y el señor ministro para inaugurar una piedra y constatamos que las fuerzas vivas nunca dejaron de estarlo. Pero España sigue siendo España y todo se arregla con una buena comida. La noticia, pues, no es que los Tejero hayan querido homenajear a su ilustre padre en un cuartel de la Benemérita. La noticia es que entre los invitados del convite no estuviera Arsenio Fernández de Mesa, patrón mayor de la cofradía. Por lo demás, lo de casa Tejero resultó enternecedor: como cuando alguno de mis amigos nos reúne para contarnos que la noche anterior casi folla. Como nos enseña esa farsa que es el espíritu olímpico, lo importante es participar, aunque sea en una intentona golpista.

A velocidad de vértigo, el país ha pasado de piel de toro a tabla de Ouija en la que invocar constantemente todo lo que no era sólido. Salió ayer Suárez Illana a anunciarnos entre lágrimas de hijo que la mesa ya ha sido convocada. El límite para el «desenlace inminente» ha sido fijado en «un horizonte temporal de 48 horas», así que estén atentos. Del expresidente Adolfo Suárez ya se ha dicho todo y como él mismo confesó a la periodista Josefina Martínez del Álamo en las páginas de ABC en 1980, «el 80 por ciento no responde a la realidad». Imagínense el tamaño de la fábula que nos espera cuando lo anunciado se haga realidad.

Seguir leyendo «Todo lo que no era sólido» en Achtung!

Anuncios