Pintada-que-ha-aparecido-en-el-lugar-donde-Isabel-Carrasco-fue-asesinada

Desbordado como está en parcelas más mundanas, el Gobierno se ha propuesto ponerle puertas al campo. Hay quien dice que las redes sociales son el mundo. Lo dice, supongo, quien nunca ha salido a darse una vuelta por ahí fuera. Desconozco cifras pero estoy convencido de que si usted se apoya en la barra del bar de siempre y pregunta por el pollo igual es afortunado si le confirman que es uno de los platos del menú del día. En su necesidad acuciante, los medios tradicionales se han inventado Twitter y el Ejecutivo no para de coleccionar las cortinas de humo que se le ofrecen. Se trata de una operación semejante a la de aquel cuya única señal de inteligencia la desprende el móvil que carga en el bolsillo. La cuadratura del círculo fue una frase: “El odio envenena las redes sociales”. Verás cuando el compositor del enunciado se pase por la barra del mismo bar tras apearse de un taxi saleroso. Y así desde que el mundo es mundo.

Una militante despechada le mete tres tiros a un cargo público y el asunto da ya para una miniserie en tres capítulos. Se trata de un crimen pasional que hay que transformar en político porque a base de ignorarnos, el presidente Rajoy ha convertido esto en un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento, que diría Bolaño. En el lugar del crimen ha aparecido una pintada: “aquí murió un bicho”. Todo el gracejo popular cincelado con pintura negra. 

Seguir leyendo Poner puertas al campo en Achtung!

Anuncios