Etiquetas

, , , , , ,

Como Yisus, en invierno yo también camino sobre las aguas.

Como Yisus, en invierno yo también camino sobre las aguas.

A la vuelta esperaba la nieve. Caen cuatro copos en Madrid y Twitter se vuelve blanco. La nieve es muy bonita. Un día. Al segundo, bien, y al tercero, dios. Al tercer día comienza en infierno blanco, que pronto, con el uso, se vuelve negro. Y está la sal. Hay más sal en las calles de Chicago (ahora que la nieve nos ha dado un respiro, queda la sal) que en todo el Océano Atlántico. La puta sal que se come todo: los zapatos, los bajos del pantalón y del coche, las fosas nasales al respirar. Todo huele a sal.

Pero sí, la nieve es muy bonita.

***

Se confirma lo que ya sabíamos. En la Casa Blanca somos tan grandes que Flo se ha sacado de la manga el último negocio futbolístico. Hemos fichado a un juvenil y no solo lo hemos convertido en noticia, sino en estrella. Imagino que en estos momentos estarán en Chamartín negociando los derechos de emisión de los partidos de los chavales. En prime time para Noruega. Durante todos estos años, juveniles hemos visto muchos. Todavía recuerdo a aquel juvenil, Bojan. A los 16 también parecía un fuera de serie.

De Ødegaard, al que por supuesto no he visto más allá de los vídeos de YouTube, solo podemos esperar que si al final no vale para el fútbol, al menos sepa escribir novela negra. En los vídeos parece jugar como lo que es: un juvenil en el patio del colegio; ese patio de ese colegio que, en el fondo, es la Liga Noruega de fútbol. Por lo pronto, ya ha marcado el primer gol, quizá el más importante. Dicen que al Bayern, al Man U e, incluso, al Barça. Ya solo por eso.

***

Charlie Hebdo llegó hoy a Chicago. En concreto a dos librerías. Una en Evanston, un suburbio de clase acomodada al norte de la ciudad (sede de la prestigiosa universidad de Northwestern) y la otra a la parte vieja del barrio de Irving Park. También, claro, al norte. El norte blanco y seguro. Sin rastro de vecinos afroamericanos (bueno en Northwestern tienen dos equipos, de baloncesto y de fútbol, bastante buenos lo que implica jugadores afroamericanos), o peor, musulmanes. Las librerías abrieron a las siete de la mañana. Antes de la apertura había colas. Los ejemplares, pocos, se vendieron en unos minutos. A $9,99 la revista. Se recibirán más la semana que viene y las librerías ya tienen más de un centenar de reservas. Están Jimmi Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain y tantos otros. La belleza del cadáver. Ahora Charlie Hebdo. Nadie puede negar que la muerte nos sienta tan bien.

En los alrededores de las librerías, la policía ha extremado las medidas de seguridad. El CPD, “en estado de máxima alerta”, dicen. Coño, es la policía de Chirak. ¿Y cuándo no? Solo hace falta ver las estadísticas.

***

Después de pasarnos dos semanas siendo Charlie Hebdo (bueno, en EEUU un poco menos, que aquí está mal visto decir según que cosas y peor dibujarlas), con todo el cansancio que eso conlleva, se nos acumulan los funerales. Ayer murió el rey Abdalá de Arabia Saudí. Después de la manifestación de París será bonita la foto. Un carrusel de líderes comprometidos con la libertad de expresión y la lucha contra el terrorismo yendo a rendir honores a “nuestro gran aliado”, el finado mandatario del primer financiador del terrorismo yihadista mundial.

Así son las cosas, y por si tenían alguna duda, lo recuerda Murtaza Husain en The Intercept: “El rey tirano de Arabia Saudí recordado como un ‘hombre de paz”. Por si nos quedase alguna duda, Gleen Greenwald, en la misma publicación, nos propone el sencillo juego de las diferencias. Las que hay entre la reacción de la Casa Blanca (la genuina) a la muerte del tirano Abdala y la que hubo tras la desaparición del tiranillo Hugo Chávez. Así, a la carrera, se me vienen a la cabeza: Uno ganó varias elecciones. Ambos tienen petróleo pero solo uno era el segundo proveedor de crudo de los EEUU (ahora va camino de la independencia energética e incluso de exportar crudo). Uno no financia grupos terroristas yihadistas. Curiosamente ese uno, con todos sus muchos defectos, no era Chávez.

abdullah-540x547

chavez-540x349

***

A veces, cuando me aburro, pongo la FOX. Es como un chute de adrenalina. Con los cadáveres de los dibujantes de Charlie Hebdo todavía calientes, la FOX dio rienda suelta al carrusel de disparates al que sus supuestos expertos nos tienen acostumbrados. Esta vez le tocó a Steven Emerson, analista de la casa en temas de terrorismo, suponemos que islámico.

Quizá para tranquilizar a la audiencia de FOX, deseosa de tener una excusa para llevarse la mano a la cartuchera, Emerson nos ilustró sobre la existencia de unas supuestas “No go zones [zonas prohibidas, más o menos], no solo en Francia sino a lo largo de toda Europa” que estarían ya dominadas por las hordas musulmanas. Entre las zonas que citó el experto Emerson estaba una ciudad entera, Birmingham. Mi hermano lleva allí tres años. Ya decía yo que la barba que se gastó estas navidades no era una moda hipster.

Emerson quiso justificar la boca abierta de la ¿periodista?: “Zonas donde la policía no va, y básicamente son otro país”, dijo el experto. Y yo, automáticamente, pensé en casa, o a dos manzanas de mi casa, en Chicago, en West Garfield Park. Allí la policía tampoco entra. Básicamente rodea sus fronteras. Supongo que por si a sus habitantes les entra la tentación de salir. A veces creo que vecindarios como este, también “básicamente son otro país”. Pero en la FOX no se han enterado.

Como era de esperar, a Emerson le han llamado de todo. Incluso Cameron lo ha tachado de “completamente idiota”. Él se ha excusado.

***

El martes por la noche, Obama dio su espectáculo anual que, estos últimos seis años, coincide con el State of The Union. Nuestro Debate del Estado de la Nación pero que, como todo en EE.UU. alcanza aquí límites de epopeya. No defraudó. Obama, al que le queda poco más de año y medio, tiene cada vez menos cara de pato cojo y más de Gary Cooper en Solo ante el peligro. Tiene todo en contra, es decir, Senado y Congreso, lo que en el sistema político estadounidense equivale a decir casi que Obama reina pero no gobierna. Pero el primer presidente negro se ha propuesto vender cara su piel. De momento, ha remontado en las encuestas y ya presenta mejores ratings que Reagan o George W. Bush a estas alturas de su mandato, aunque lejos todavía de Clinton. La economía (la macro, la que se vende) de EE.UU. va como un tiro. Shame on you, Europa, se apresuraban esta semana a decir todos los analistas en las televisiones. También, tras el discurso de Obama, retador y de marcado carácter “progresista”, muchos se preguntaron, entre la sorpresa y la incredulidad si Obama is back.

Para el recuerdo, un momento estelar:

“No me quedan más campañas que competir…” [bancada republicana aplaude]… Obama sonríe, guiña un ojo y ZAS: “Lo sé porque gané ambas”.

A veces uno recibe una hostia tan grande y de tal proporción que no es capaz de saber ni de dónde ha llegado. Fue el caso de los republicanos. Por cosas así, medio país odia tanto a Obama. Y luego está que encima es negro.

***

A dos semanas de ese espectáculo para ponerse hasta el culo de cerveza y panchitos que es la Superbowl, ya tenemos finalistas: Seattle Seahawks contra los New England Patriots. El espectáculo y la polémica que lleva por nombre Deflate-gate. Resulta que en la final de conferencia que los Patriots ganaron a los Colts de Indianapolis, la NFL investiga por qué el partido se llevó a cabo con 11 de los 12 balones desinflados o con un peso inferior del reglamentario, facilitando, no solo el trabajo de los quarterbacks al lanzar, sino el de los receptores para hacerse con el óvalo a la carrera al mismo tiempo que sortean mastodontes con casco. Hay una investigación abierta pero no pasará de ahí. A nadie le interesa el escándalo y menos a la NFL que ya bastante tiene con el comportamiento de sus jugadores y sus escarceos en los juzgados. Por lo demás de existir una supuesta ventaja, ambos equipos podrían aprovecharse de ella. El tema es que en fútbol americano, cada equipo ataca con sus propios balones, estos son, los que se trae de casa. El partido acabó con un contundente 45-7 a favor de los Patriots, a los que algunos llaman “tramposos”.

En cualquier caso, con estas acusaciones, con Brady al mando y, siendo del Madrid, es muy difícil no ir con los Patriots. Aunque solo sea por el qué dirán.

Anuncios