Etiquetas

, , , ,

francia-vs-rumania

Toda Eurocopa es volver al niño que se sentaba cada tarde en la cocina de la casa de mis abuelos, frente al televisor y detrás de una rebanada de pan con Nocilla, a renovar el este año sí. Muchos años después, dos campeonatos continentales la propia memoria y una estrella mundial bordada en el pecho, la llegada del partido inaugural se presenta al mediodía y a siete mil kilómetros de distancia, pero con la misma emoción ante lo desconocido que me produciría la irrupción de la cabina del Doctor Who en mi salón. Se citaba Francia ayer con el primero de los siete partidos que la deben conducir a un destino que parece casi escrito, levantar el próximo 22 de julio la copa frente a un invitado todavía incierto y ante su propia gente. Jugar en casa es siempre el peor de los escenarios posibles, especialmente para una selección ciclotímica y en permanente estado de sospecha como la gala que parece cargar sobre sus espaldas, no tanto con la historia de un país como de buena parte de la civilización occidental. Para no faltar a su tradición, los de Deschamps se presentaban con un escándalo bordado a fuego que ha dejado a su mejor jugador castigado a presenciar el espectáculo desde casa, para colmo, acompañado de un desafiante y pasota paquete de tabaco. Una nueva genialidad de Karim.

(…)

Seguir leyendo Esparta vestida de azul en ctxt.es

Anuncios