Etiquetas

, , , ,

kane

Inglaterra se volvió a citar con la historia y esta, como lleva haciendo los últimos 60 años, le volvió a decir que otra vez será. Ha llegado la pérfida Albión a Francia con psicólogo incluido y yo creo que lo que debería haber llevado es una meiga gallega que acabe, de una vez por todas, con la maldición. Eric Dier, mediocentro del Tottenham de 22 años y autor de un gol de falta con un poco de colaboración del arquero ruso Akinfeev, simbolizaba ayer la decepción de la nueva Inglaterra a la que los fantasmas de la vieja se le aparecieron todos juntos en el minuto 92, momento en el que un accidental cabezazo de Vasili Berezutski volvió a retratar a un portero inglés para acabar aguando la fiesta a los de los chicos de Roy Hodgson. Y van nueve seguidas.

Se presentaba Inglaterra ante Rusia en el partido estrella del Grupo B, donde unas horas antes la Gales del madridista Bale debutaba en una Euro con una trabajada victoria ante Eslovaquia (2-1). Resulta extraña esta Inglaterra en la que nada es lo que era pese a que el pasado que se empeñan en dejar atrás se le sigue apareciendo cuando menos se lo espera. Pretende jugar al balón lo que hasta ahora es más un deseo que una realidad, sobre todo en la segunda parte de ayer. Hasta su otrora ariete Wayne Rooney se ha reconvertido en centrocampista con galones de director. Lo fue a ratos y hasta dispuso de un balón que se fue al palo tras un paradón del cancerbero ruso. No consiguió sin embargo el jugador del United evitar durante algunos instantes en el que pareció deambular perdido como un guiri en la Feria de Abril una sensación trágica en el espectador: la de encontrarse en ese momento de su carrera en el que no sabe si su partido estaba en el campo contra Rusia o por las calles de Marsella contra las hordas de aficionados rusos. La estética sigue traicionando a los grandes peloteros británicos, una estética que se identifica siempre con la ética deleznable que una parte de sus compatriotas saca a relucir en cuanto la dejan salir de la isla.

Seguir leyendo Vergüenza y decepción en ctxt.es

Anuncios