Etiquetas

, , , ,

cusj0vwwyaanwus

En realidad, no hay nada que decir (Ben Jacobs)

El guión de aquí al 8 de noviembre, salvo sorpresas y filtraciones varias, está escrito. Si por parte de Clinton todo consiste en dejarse ir sin meter la pata ni abrir mucho la boca —su especialidad, por otra parte—, en el campo contrario, el que encabeza un muy tocado Donald Trump, todo se reduce en una huida desesperada hacia delante, casi seguro, hacia la derrota.

Lo sabe él y, lo que es peor, lo saben los suyos que viajan ya en modo control de daños pensando en el día después y, más importante, en el Congreso. Además de dilucidar quién será el próximo inquilino de la Casa Blanca, los votantes están llamados también a renovar la Cámara de Representantes y un tercio de los escaños del Senado; y es precisamente ahí donde se va a jugar buena parte de la próxima legislatura si finalmente Clinton confirma su victoria.

Con las últimas encuestas certificando la ventaja de Clinton a nivel nacional(hasta 12 puntos sobre Trump en la más reciente) y con el magnateaguantando en Ohio, la estrategia de este, puesto en cuarentena por los principales nombres del partido, gira ya en torno a tres ejes en una clara apuesta por apuntalar su propia base renunciando definitivamente al llamado voto moderado.

Seguir leyendo “Temor al día después” en Ctxt.es

Anuncios